Curar bien un tatuaje es relativamente sencillo. Basta con aplicar una adecuada higiene diaria, mantenerlo bien hidratado y tener paciencia para que en unos días tu tatuaje esté perfecto. En nuestra Guía día a día para curar un tatuaje recién hecho encontrarás todos los detalles que necesitas para lograr que este proceso se complete de forma satisfactoria.

En este post vamos a centrarnos en analizar esos mitos, malos consejos e ideas que corren de boca en boca pero que no debes hacer si quieres que tu tatuaje cicatrice correctamente. ¡Toma nota!

Qué no debes hacer para curar bien tu tatuaje

  1. Usar productos caseros. El aceite de oliva, de rosa de mosqueta o de almendras luces o las hojas de aloe vera son productos naturales a los que se atribuyen propiedades cicatrizantes, hidratantes y regeneradoras de la piel. No dudamos de ello en absoluto, pero desde Ink Sweet recomendamos que no se use ningún tipo de “producto casero” para curar un tatuaje pues no están científicamente testados los efectos que tienen sobre un tatuaje y algunos de ellos pueden ser perjudiciales. Por ejemplo, las hojas del aloe vera tienen una textura gelatinosa que deja restos en la piel y el aceite de rosa de mosqueta hace que aparezcan manchas si le da el sol.
  2. Rascarte el tatuaje. Tu diseño pasará por una fase en la que notarás picor en la zona. Es completamente normal y se debe a que la piel que se ha dañado para hacer el tatuaje se está regenerando y el vello que te rasuraron está saliendo. No olvides que, por mucho que te laves las manos, las uñas acumulan muchísimas bacterias que, si no logras evitar la tentación de rascarte, pueden entrar en contacto con el tatuaje e infectarlo. ¿Recuerdas cuando de pequeño tus padres te pedían que no te rascases las heridas ni te levantases las costras? Pues lo mismo pasa con un tatuaje.
  3. Aplicar algunos métodos estéticos. La exfoliación y la depilación son dos técnicas absolutamente contraindicadas para cicatrizar bien un tatuaje recién hecho. Los peelings son muy útiles para eliminar células muertas de la piel pero las partículas abrasivas que contienen pueden arañar la sensible piel de tatuaje e infectarlo. Evítalo hasta que esté completamente cicatrizado. En cuanto a la depilación, según el método que emplees tendrás que esperar más o menos. La cuchilla y la crema depilatoria pueden usarse un mes después de tatuarte; el láser, la cera y la maquinilla eléctrica, entre 8 y 12 semanas.
  4. Ir a la playa, piscina y tomar el sol. El salitre del mar y el cloro de la piscina irritan mucho la piel y la tuya ya tiene bastante con la erosión que han causado las agujas sobre ella. En cuanto al sol, debes evitarlo por todos los medios las dos primeras semanas después de tatuarte. Pasado este tiempo, aplica siempre una capa generosa de crema solar de máxima protección entre 20 y 30 minutos antes de la exposición.
  5. Hacer deporte. La actividad física intensa hace que sudemos y el sudor no es más que un montón de sustancias de desecho saliendo al exterior a través de nuestros poros, lo que podría infectar el tatuaje. Evítalo al menos durante dos semanas.

¿Ya sabes todo lo que necesitas para curar correctamente tu tatuaje? ¡Entonces estás listo para hacerte tu primer tatuaje! ¡Te esperamos!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.