Apósito curativo Saniderm

El apósito curativo, la mejor opción para cuidar tu tatuaje

Tener un buen tatuaje requiere aspectos muy variados: escoger un diseño y estilo, un buen tatuador, la zona y, lo más importante, hacer un buen cuidado posterior del tatuaje para asegurarnos de que cicatriza bien y lucirá perfecto, lo que evitará que tengamos que hacer un repaso del mismo o un cover up.

En este artículo te contamos cómo cicatriza un tatuaje y cómo puede ayudarte un apósito curativo a mejorar el proceso.

Cómo cicatriza un tatuaje

Un tatuaje no es más que una herida abierta sobre tu piel que debe tratarse en sus inicios como cualquier otra. La higiene es clave para mantener la zona libre de infecciones. Limpia el tatuaje con agua tibia y jabón neutro al menos dos veces al día y sécalo con una toalla suave a pequeños toquecitos, sin arrastrar. Durante los primeros días puedes notar la zona hinchada y roja en los alrededores del tatuaje, algo que es totalmente normal y que no debe preocuparte.

Poco a poco irán formándose costras en el tatuaje. ¡Mucho cuidado! No tienes que quitarlas ni tocarlas. Mantén la limpieza diaria y un buen nivel de hidratación con crema cicatrizante para estimular la curación y cúbrelo con film transparente para evitar cualquier roce o contaminación de la herida.

Cuando empieces a notar que la zona del tatuaje te pica, habrás entrado en una nueva fase de la cicatrización, la más molesta y que dura una semana aproximadamente. No te rasques la zona para evitar dañar el tatuaje y continúa limpiando la zona y dando crema hidratante. A partir del cuarto día desde que empieces a notar el picor, la molestia cederá porque estará empezando a regenerarse la piel.

El apósito curativo, una alternativa eficaz

Este es el proceso de cicatrización habitual de un tatuaje, un proceso que podemos facilitar usando un apósito curativo como Saniderm. Este apósito curativo que mantiene los fluidos y las enzimas naturales de tu cuerpo atrapadas para mejorar la cicatrización. Tus propios fluidos ayudan a mantener la dermis hidratadas a la vez que descomponen y eliminan el tejido muerto con mucha más eficacia y rapidez que con el método tradicional.

Las ventajas del apósito curativo

El apósito Saniderm proporciona una barrera contra la suciedad, los agentes externos y la fricción y, como es completamente transpirable, elimina la proliferación de bacterias en la zona de la herida al permitir el paso de oxígeno. Eso hace que se reduzca el picor y la aparición de costras, lo que minimiza sustancialmente nuestras molestias y consigue completar el proceso de cicatrización mucho antes.

Cómo se usa un apósito curativo

El tratamiento completo para la correcta cicatrización de un tatuaje con Saniderm se completa en seis días usando solo tres apósitos. El primero de ellos se coloca en el estudio, justo cuando terminen de hacerte el tatuaje, y no podrás retirarlo hasta 24 horas después. Retíralo con mucho cuidado en la dirección de nacimiento del pelo y aplica una crema regeneradora de la piel. Deja que la zona se airee durante 30 minutos y después lávala con agua tibia y jabón neutro, sin usar esponjas y secándolo con sumo cuidado o el apósito podrías despegarse.

Coloca tu segundo apósito Saniderm y no lo retires hasta 48 horas después. Cuando pase este tiempo debes repetir el proceso exactamente igual y acabar colocando el tercer apósito que usarás. Retíralo a las 72 horas. Pasados estos tres días tu tatuaje estará completamente cicatrizado y no te molestará.

0 38

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.