Dicen que hacerte el primer tatuaje te abre las puertas a una verdadera pasión, un vicio que te lleva a querer seguir tatuándote y coleccionando momentos y diseños sobre tu piel. ¡Y nosotros no podemos estar más de acuerdo! Eso lleva a muchos amante del tatuaje a tomar una decisión a lo grande y decidir tatuar toda la pierna, un gran lienzo en blanco que, bien planificado, puede convertirse en una verdadera obra de arte. Si tú también estás pensando tatuarte toda la pierna, sigue leyendo porque te contamos qué debes tener en cuenta antes de comenzar.
Tatuar toda la pierna. Tatuaje japonés de Santi H
Tatuaje japonés de Santi H.

Sesión a sesión

Tatuar toda la pierna es un proceso largo y que debe hacerse poco a poco. Ten en cuenta que tendrás que asistir a varias sesiones y que necesitarás entre 12 y 18 meses para ver tu diseño terminado, aunque el tiempo variará en función de los detalles que quieras incluir, los fondos, los colores… Cuanto más elaborado sea tu tatuaje, más trabajo requerirá.
Tatuar toda la pierna. Tatuaje de Santi H
Tatuaje en proceso de Santi H
Las sesiones durarán un mínimo de 4 horas, el tiempo que el cuerpo humano suele aguantar el proceso de tatuado sin problemas. Prolongarlas más o menos dependerá de tu aguante y el de tu tatuador. Ten en cuenta que estamos ante un gran proyecto que te acompañará siempre. No merece la pena forzar la máquina y aguantar más de la cuenta sin necesidad. Tu tatuador y tu decidiréis el tiempo que transcurrirá entre una sesión y otra dependiendo de las posibilidades de su agenda, de lo bien que hayas llevado la sesión, de cómo marche la cicatrización de la zona… Como ocurría con la duración de las sesiones, conviene ser cauto y espaciarlas lo suficiente para que tu piel se recupere y el proceso se complete sin problemas. No te preocupes porque tu tatuaje vaya a parecer “eternamente inacabado”. Los tatuadores organizan muy bien las distintas sesiones completar distintas partes del proyecto y que tu pierna tenga buen aspecto aunque el diseño no esté completo. Un día podrá trazar los contornos de una parte para que veas los distintos elementos que compondrán tu tatuaje, otra vez hará un fondo, en otra sesión rellenará una parte… Poco a poco tu pierna irá acercándose al diseño final.

A tu estilo

Realista, neotradicional, old school, new school, black&purple, japonés, dotwork, acuarela… Hay un sinfín de estilos de tatuaje que puedes aplicar a tu pierna, todo dependerá de tus gustos y de los que domine tu tatuador.
Tatuar toda la pierna. Tatuaje acuarela de José Prieto
Tatuaje de estilo acuarela de José Prieto
Lo normal es que se elija un solo estilo para tatuar toda la pierna, no porque no puedan combinarse diferentes, que no habría problema, sino porque el resultado podría resultar extraño. Tu tatuaje se podrá dividir en distintas partes con dibujos supergrandes para abarcar más al contar con una superficie tan grande. Imagina que decides escoger el estilo realista y con temática marinera. Tu tatuador puede proponerte hacer un galeón, un pirata, un marinero y animales marítimos, completando todo con un fondo de olas, por ejemplo. Esos elementos (el galeón, el pirata, el marinero…) serán de gran tamaño para completar la pierna. ¡Cuidado! Ahora que ya sabes cómo irá completándose el tatuaje de toda tu pierna y cómo debes elegir lo que te harás, hay dos precauciones más que debes tener en cuenta:
  1. El dolor. Las sesiones si te decides a tatuar toda la pierna tendrán una duración limitada para que no sientas grandes molestias. Aún así habrá zonas en las que el dolor será mayor. La parte interna del muslo, de la rodilla, del gemelo y del tobillo y la zona debajo de las nalgas son más sensibles que el resto de la pierna. Valora si quieres que tu tatuaje cubra también esta zona cuando planifiques el diseño con tu tatuador. Cuando lleguen esas sesiones, si notas más molestias de lo normal y aguantas menos tiempo, avísalo y acabaremos antes. Lo importante es que disfrutes de las sesiones y estés contento con como marcha todo el proceso. No hay inconveniente en acabar una o dos sesiones después si te sientes mejor.
    Tatuar toda la pierna. Tatuaje realista de Santi H
    Tatuaje realista de Santi H
  2. El cuidado posterior. Cuanto más grande es un tatuaje mayor es la superficie erosionada, mayor la herida sobre nuestra piel y más escrupulosos los cuidados que tenemos que aplicar a nuestro diseño. Es una cuestión de lógica básica. Un pequeño corte hecho de forma accidental con un cuchillo lleva menos tiempo de tratamiento que una gran incisión. Pues con los tatuajes igual. Si tu tatuador lo cubre con film transparente después de la sesión, tendrás que retirarlo unas horas después, lavarlo con agua y jabón neutro haciendo círculos, secarlo con una toalla muy suave a toquecitos y aplicar una pomada cicatrizante antes de volver a cubrirlo. Repite este proceso 2 o 3 veces al día, siendo muy riguroso y lavando muy bien el tatuaje al completo. Si vienes a Ink Sweet y usas Saniderm, nuestro apósito curativo para tatuajes, tendrás que retirarlo 24 después de salir del estudio, lavarlo como te hemos indicado y taparlo con un segundo apósito que levantarás a las 48, momento en el que lavarás el diseño y colocarás el tercer parche que ya se mantendrá en tu piel 72 horas. Evita las prendas excesivamente ajustadas en los primeros días, como medias o mallas deportivas y en general cualquier tejido que aumente la sudoración. Si te salen costras, no te rasques y si notas cualquiera de estos síntomas, habla con tu médico para asegurarte de que la herida no se ha infectado.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.