Los tatuajes acuarela se caracterizan por los tonos suaves de sus diseños. Gracias a la superposición de diferentes capas degradadas de color conseguimos crear tatuajes muy cuidados, delicados, llenos de sensibilidad y con espectaculares resultados.

La duración de los tatuajes acuarela

Durante muchos años se ha acusado a los tatuajes acuarela de tener una duración muy inferior al de los tatuajes convencionales. Al usar tintas en tonos más suaves, estas acababan perdiendo intensidad con el paso del tiempo antes que los tatuajes en colores más vivos. Hoy este hándicap está más que solventado y los tatuajes acuarela mantiene su calidad, nitidez y delicadeza igual que cualquier otro estilo de tatuaje.
Sí es cierto que los tatuajes que emplean colores en su diseño pueden perder cierta viveza, lo que obliga a quienes los eligen a repasarlo antes que en el caso de los tatuajes “en blanco y negro”.
Cuando vayas a elegir tu tatuaje acuarela –en esta galería encontrarás un montón de propuestas– ten en cuenta que si hay tonos muy claros y no tienen un color oscuro que le haga contraste, el color se va a perder antes porque no tiene fuerza. Además, tu color de piel influirá mucho en el resultado final del diseño que escojas.
Confía en el criterio de tu tatuador cuando te aconseje sobre qué colores resultan más o menos convenientes, que perfiles definir en tu tattoo y que variaciones cromáticas escoger. Ten en cuenta que él o ella han trabajado en diseños de lo más variopintos y saben qué tonos quedan mejor en cada color de piel, para cada diseño y cuál va a durar más tiempo.

El cuidado, fundamental

Desde Ink Sweet Tattoo siempre insistimos en lo importante que es cuidar correctamente un tatuaje para asegurarnos de que el proceso de cicatrización se completa con garantías y que el diseño se mantiene perfecto sobre nuestra piel por más tiempo. En el caso de los tatuajes acuarela, el cuidado posterior es el mismo, pero ser riguroso con los consejos que te demos es aún más importante.
Si te tatúas en Ink Sweet lo más probable es que te recomendemos usar nuestros parches cicatrizantes Saniderm, que garantizan una cicatrización perfecta y son muy cómodos, pues solo necesitas cambiarlo a las 24 y 48 horas y mantener el tercero 72 horas sobre tu piel, además de lavarlo con agua tibia y jabón neutro. Si no usas el apósito curativo, saldrás del estudio con tu tatuaje cubierto con film transparente y deberás retirar el envoltorio al día siguiente, limpiando tu tatuaje con agua tibia y jabón al menos dos veces al día, secando suavemente y aplicando una pomada cicatrizante.
Si tienes cualquier otra duda sobre cómo cuidar tu tatuaje acuarela, no olvides que nuestros tatuadores están siempre dispuestos a ayudarte.


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.