No cabe duda que el tatuaje acuarela es uno de los estilos de tatuaje más artísticos que hacemos en los estudios. El empleo de tintas con diferentes intensidades y el efecto aguado que crea son un verdadero reto para el tatuador y ofrece un resultado tan cuidado, delicado y visual que no es de extrañar que muchos no se resistan a sus encantos.

Antes de decidirte por hacerte uno, deberías conocer bien los pros y contra de los tatuajes acuarela para decidir con toda la información.

Los pros de un tatuaje acuarela

1. Su versatilidad. El estilo acuarela puede emplearse en cualquier tipo de diseño, pequeño o grande, en cualquier parte del cuerpo, con siluetas o con frases… El único límite está en tu imaginación y en la pericia del tatuador.
2. Su luminosidad. Recién hecho un tatuaje acuarela llama poderosamente la atención por la viveza de sus colores, que brillan sobre nuestra piel y parecen casi impresos.
3. Los efectos. Gracias precisamente a la aplicación de la tinta como si estuviera aguada podemos crear un montón de efectos con ella: salpicaduras, manchas de tinta o degradados de colores muy suaves que sirvan como fondo o que dibujen el diseño final.
4. Sus múltiples usos. Este estilo de tatuaje no se emplea solo para hacer un nuevo diseño sobre nuestra piel. También puede emplearse para dar un toque moderno y renovado a un antiguo tatuaje. Imagina que hace años te tatuaste un dibujo pero solo en blanco y negro. El estilo acuarela te permitirá colorear las distintas zonas de tu tatuaje o crear un fondo que le aporte un aire completamente nuevo.

Los contras de un tatuaje acuarela

1. Su duración. El cambio y la calidad de las tintas actuales permiten que reduzcamos al mínimo este problema. Tradicionalmente se ha dicho que los tatuajes acuarela duraban menos tiempo en buenas condiciones al diluirse antes la intensidad de los colores del diseño. Si bien es cierto que puede ser necesario repasarlo antes que otros tatuajes que empleen colores intensos, los plazos no varían demasiado.
2. Algunas limitaciones. Como ocurre en todos los tatuajes a color, si hay tonos muy claros que no cuentan con un color oscuro que le haga contraste, el tono suave se va a perder y el diseño no tendrá fuerza. Además, el tono de la piel también influye mucho en cómo va a verse nuestro tatuaje final y eso es algo que debemos tener muy en cuenta en el caso de los tatuajes acuarela. Y no podremos usar este estilo para hacer un cover up si el tatuaje de base emplea tonos muy oscuros porque estos no se cubrirán.

Si ya te has decidido a hacerte un tatuaje de este estilo, ¡mira qué diseños tenemos en Ink Sweet! Y recuerda que siempre estamos a tu disposición para crear un diseño a tu medida.


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.